-->

Scottie Pippen - Hall of Fame 2010

Scottie Pippen

Listo para la consagración durante las festividades en Springfield, Massachusetts, el 13 de agosto, Pippen fue considerado siempre una apuesta segura para entrar en el Salón de la Fama junto con el ala-pívot de los Utah Jazz, Karl Malone. Ambos jugadores ingresarán asimismo como miembros del Dream Team de 1992, que fácilmente se apoderó de la medalla de oro durante los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El Salón de la Fama, último capítulo para Pippen

Con la noticia oficial de su inclusión en el Salón de la Fama este otoño, la leyenda de los Bulls, Scottie Pippen, describió el honor como el "último capítulo" de su carrera. Pero no está listo todavía para cabalgar hacia el lejano horizonte.


Scottie Pippen | Naismith Memorial Basketball Hall of Fame | Class of 2010

Scottie Pippen arribó a Indianápolis el 4 de abril de 2010, pero no fue sólo para la Final Four. Al día siguiente, el Salón de la Fama del Baloncesto Naismith Memorial anunció que la leyenda de los Bulls era incluida entre los votados que formarán la promoción de 2010.

Pippen recibió la noticia del Salón de la Fama a principios de esta semana. Atendió la llamada desde su casa de FT. Lauderdale y su esposa, Larsa, fue la primera con quien compartió la noticia. Sus entrenadores universitarios y de escuela secundaria también fueron advertidos por Pippen del honor recibido pero, aparte de unos mensajes de texto a amigos cercanos, debió mantener el silencio hasta el anuncio oficial.

Listo para la consagración durante las festividades en Springfield, Massachusetts, el 13 de agosto, Pippen fue considerado siempre una apuesta segura para entrar en el Salón de la Fama junto con el ala-pívot de los Utah Jazz, Karl Malone. Ambos jugadores ingresarán asimismo como miembros del Dream Team de 1992, que fácilmente se apoderó de la medalla de oro durante los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Pippen dijo a Bulls.com en una entrevista en exclusiva el domingo por la tarde que se sentía "prudentemente optimista" sobre la posibilidad de ser elegido.

Scottie Pippen

"Siempre seguiré ligado al juego", dijo Pippen. "Pienso sobre mi futuro todo el tiempo en términos de dedicarme a entrenar. ¿Estoy preparado para mudar a mi familia a fin de tomar un trabajo como entrenador e iniciar ese nuevo reto? Cruza mi mente a menudo y es algo que me gustaría considerar".
(Adam Fluck/Chicago Bulls)

"No quería pecar de exceso confianza con el tema," dijo Pippen. "Sabía que tenía dos posibilidades: como individuo y como parte del Dream Team de 1992. Celebro mucho la inducción. Fue un gran honor formar parte de ese equipo y que lo hiciéramos lo suficientemente bien como para ahora ser inducidos al Salón de la Fama.

"Como jugador individual, es algo que nunca podría haber soñado," añadió. "No se trata de un galardón que uno pueda conseguir de cualquier manera. Hay que impresionar a la gente por la forma de jugar. Traté de disputar el juego de la forma correcta durante toda mi carrera; jugué para ganar y traté de ser el mejor".

El Dream Team original compiló un récord de 8-0 en Barcelona y ganó por un margen promedio de 43.8 puntos. Ocho jugadores del equipo -—Charles Barkley, Larry Bird, Clyde Drexler, Patrick Ewing, Magic Johnson, Michael Jordan, David Robinson y John Stockton— han sido consagrados en el Salón de la Fama del Baloncesto.

"Era uno de esos equipos que desearías que jugara por siempre," dijo Pippen. “Éramos fuertes en todas las áreas y cada jugador era muy talentoso. Fue una gran experiencia compartir pista con algunos de los mejores jugadores de la historia, poder entrenar con los chicos y pasar un verano entero juntos".

Entonces, los Bulls de Pippen y Jordan sólo habían ganado dos títulos de la NBA. Pippen explicó que él y Jordan lo vieron como su momento para demostrar a la anterior generación de grandes de la liga —un grupo que incluía a Magic Johnson y Larry Bird— que los Bulls no iban a desvanecerse próximamente.

"Era nuestra oportunidad de equipararnos a esos grandes jugadores y decirles: 'Estamos aquí para quedarnos'. Eso era lo que les deparaban los próximos diez años en la Liga, más o menos," dijo Pippen. "Teníamos un equipo campeón por entonces y eso hizo que fuera muy divertido".

En una tarde en la que recordó las rivalidades de Chicago con los Pistons —luchando durante años para superarlos en la postemporada hasta finalmente salvar el obstáculo rumbo al primer campeonato de la franquicia en 1991— y los Knicks de Nueva York —“de niño, siempre deseas jugar en el Madison Square Garden…, esa es la Meca del baloncesto. Poder jugar allí ya es algo, pero jugar allí y disputar algunas de las batallas que tuvimos contra los Knicks lo hizo aún más dulce," dijo — hubo un equipo y jugador en particular con el que Pippen siempre ansiaba enfrentarse.

"Me gustaba jugar contra los Pacers y Reggie Miller," dijo Pippen. "Reggie era un gran competidor y siempre disfruté contra los competidores".

Pippen citó a Adrian Dantley, Mark Aguirre, Dominique Wilkins y Alex English, como otros jugadores contra los que también ansiaba medirse.

"Todos esos tipos me ofrecieron algo distinto que defender cada noche," dijo. "Eran los que realmente me enseñaron mucho sobre el juego al principio de mi carrera, en términos de su agresividad ofensiva, de cómo eran capaces de anotar y forzar faltas. Yo era un joven jugador y, mientras que algunos de ellos ya estaban cercanos al final de sus carreras y no conservaban la capacidad atlética necesaria, sí tenían los conocimientos adquiridos a lo largo de años de experiencia y los utilizaban en su beneficio.

La lista de méritos de Pippen es, como mínimo, larga: seis veces campeón del mundo, siete veces All-Star, tres veces incluido en el primer equipo All-NBA y votado al primer equipo defensivo de la NBA desde 1992 a 1999. En 1996, fue nombrado uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Su nombre y número cuelgan del techo del United Center y en su alma mater, la Universidad de Central Arkansas. Entonces, ¿cómo hacer para contemplar su carrera y empezar siquiera a ponerla en perspectiva?

"Fui bendecido," dijo Pippen. "Estoy agradecido de haber gozado de una carrera larga y saludable en su mayor parte. Creo que trabajé duro. Nadie me ofreció una beca tras la escuela secundaria y eso me permitió entender el valor del esfuerzo desde un principio."

Con la noticia ya oficial de que finalmente podrá entrar en el Salón de la Fama este otoño, Pippen describió la confirmación como el "último capítulo" de su carrera. Pero esto no significa que esté listo todavía para cabalgar hacia el lejano horizonte.

"Siempre seguiré ligado al juego", dijo Pippen. "Pienso sobre mi futuro todo el tiempo en términos de dedicarme a entrenar. ¿Estoy preparado para mudar a mi familia a fin de tomar un trabajo como entrenador e iniciar ese nuevo reto? Cruza mi mente a menudo y es algo que me gustaría considerar".

Con algo más de cuatro meses por delante hasta la consagración, Pippen tiene más que tiempo suficiente para preparar su discurso. ¿Mientras todo el mundo recuerda el tristemente célebre monólogo de Jordan en la ceremonia del pasado otoño, ha pensado ya Pippen sobre la dirección que quisiera tomar?

"No todavía," dijo el domingo. "Probablemente estudiaré algunas de las intervenciones anteriores… las buenas (risas). Siempre he sido una persona que habla desde el corazón y no necesariamente prepara las cosas con demasiada antelación. Pero para esta ocasión, estaré preparado. No quiero olvidarme de nada ni nadie, sino tendré que vivir con ello para el resto de mi vida".

Aunque el mencionado discurso de Jordan anduvo cargado de jabs a todos aquellos que le "motivaron" a lo largo de su ilustre carrera, la primera persona que mencionó —y a la que declaró su agradecimiento— fue Pippen.

"Ambos entendemos que lo que logramos, lo logramos juntos," dijo Pippen sobre Jordan. "Nunca hubiera ocurrido a menos que lo hiciéramos juntos. Así sucedió y así lo vemos. Creo que es importante que ambos mostremos nuestro agradecimiento, el uno por el otro, como compañeros de equipo. Él definitivamente lo hizo conmigo y voy a devolver el favor. Al final, esto es lo que siempre quisimos para cada uno".


Deja un comentario a continuación:

For Season Tickets call 312.455.4000 Bulls.com/family